Es una pregunta muy habitual entre profesionales que están empezando a trabajar en pentesting y aunque hay plantillas que se pueden encontrar fácilmente en internet y algunas herramientas los generan automáticamente, como profesional sigo ciertas normas a la hora de elaborar los documentos que debo entregar a los clientes tras finalizar los trabajos. En este post y en el siguiente hablaré sobre este tipo de detalles que es posible que te sean útiles.

 

0. Nociones básicas

La elaboración de informes es una de las cuestiones más importantes en cualquier auditoría y en ellos se debe reflejar de forma clara y concisa los descubrimientos y conclusiones a las que has llegado. Cualquier informe normalmente debe incluir como mínimo lo siguiente:

  • Portada
  • Índice
  • Control de versiones
  • Disclaimer y confidencialidad de la información
  • Personas involucradas
  • Metodologías utilizadas.
  • Contexto de la auditoría y nociones generales.
  • Pruebas realizadas, descubrimientos y pruebas de concepto.
  • Conclusiones y recomendaciones.
  • Anexos (pruebas detalladas, scripts, referencias en internet. etc).

La portada del documento suele ser genérica e incluye entre otras cosas, información sobre la empresa, fecha en la que se entrega el documento y detalles básicos.
En el índice es común incluir enlaces o accesos directos para que sea fácil moverse por las diferentes secciones del documento.
El control de versiones debe incluir como mínimo, una descripción de los cambios introducidos en cada modificación del documento con una fecha y autor.
En la introducción y contexto del documento, se describen detalles sobre la auditoría a realizar y su alcance, algo que evidentemente también se debe de encontrar reflejado en el acuerdo firmado con el cliente. Esta parte del documento pretende informar al lector sobre cuáles son las pruebas que se han realizado sin entrar en demasiados detalles, a modo de resumen ejecutivo.
Otro detalle importante que es necesario tener en cuenta en cualquier informe, es la sección correspondiente a las metodologías utilizadas, las cuales en todo caso dependerán de la auditoría a realizar. Es altamente recomendable implementar metodologías que ya han sido depuradas y tengan una buena aceptación por parte de la industria. Por ejemplo, algunas metodologías interesantes se listan a continuación, aunque evidentemente aplican en función del tipo de auditoría realizada:

El contenido propiamente dicho del documento debe de incluir las pruebas que se han realizado, explicando cada una de las etapas de la auditoría, herramientas y técnicas utilizadas, así como los resultados de cada una. Se trata de una sección en donde es importante incluir los detalles de la forma más clara y concisa, evitando redundancias y bloques de código o salidas de log demasiado extensas con el fin de favorecer la legibilidad del documento. En el caso de que sea necesario incluir dichos elementos, sería recomendable abordarlos en anexos independientes para que el lector los pueda revisar por separado. En este punto, probablemente lo más importante es que la información aporte valor. Es decir, no sirve de nada incluir cada una de las pruebas de concepto que se han ejecutado si no han producido los resultados esperados. Solo se debe incluir información relevante y de interés para el objeto de la auditoría. De nada sirve dedicar 2 o 3 páginas del informe explicando que se ha lanzado un exploit para el Apache (por poner un ejemplo) si dicho exploit no ha funcionado debido a que probablemente el servicio no es vulnerable. Incluye sólo información que aporte valor.

Finalmente, en la sección de recomendaciones viene bien incluir algunos puntos a tener en cuenta para mejorar la seguridad del sistema auditado, aunque también se pueden resaltar aquellas configuraciones y/o buenas practicas que se están llevando a cabo con el fin de que el cliente siga haciendo uso de ellas y alentar a su mantenimiento. Si se encuentran vulnerabilidades es muy importante incluir contramedidas o recomendaciones que sean útiles para mitigarlas o mecanismos de protección que ayuden a solucionar los problemas detectados. Ojo, el hecho de incluir esas contramedidas no es vinculante y no significa que seas tu quien las va a implementar. Te han contratado para ejecutar una auditoría y detectar problemas, implementar las soluciones es algo que debe valorar el cliente.

1. ¿Qué tipo de auditoría te han pedido?.

Se pueden crear diferentes tipos de informes dependiendo de las necesidades del cliente, las cuales han tenido que quedar reflejadas en el acuerdo. Es posible que la auditoría a realizar se centre en uno de los siguientes escenarios:

  • Pentesting perimetral/externo.
  • Pentesting interno.
  • Pentesting wireless

Dependiendo de cada caso hay que tener en cuenta factores adicionales que deben quedar reflejados en el documento, por ejemplo cuando un cliente pide un enfoque mixto y una parte de la auditoría será externa y otra parte interna.

2. Piensa en la persona que va a leer tu informe y trata de adaptarte.

Con todo lo anterior claro, lo primero que hay que tener en cuenta es que no todos los clientes son iguales y en algunos casos es necesario desarrollar 2 o más informes que reflejen las tareas realizadas. Es importante adaptarse y entender el público objetivo. Es decir, si la persona que va a leer el informe es personal técnico le interesará que esté orientado a describir las vulnerabilidades, defectos y recomendaciones que aporta el documento. En este caso será revisado por una persona que como mínimo, tiene unos conocimientos básicos y entenderá lo que cuentas pero si por ejemplo, ese mismo documento lo lee un directivo, responsable de área o personal no técnico, evidentemente lo más probable es que entienda poco o nada. Imagina por un instante que un experto en finanzas (por poner un ejemplo) te pasa un informe técnico de una auditoría financiera, crees que tendrás el criterio suficiente para decir si eso que te han enviado está “bien” o “mal”? probablemente pasarás de leerlo y se lo enviarás a alguien que sea experto en el tema. Dependiendo del alcance y lo que se haya hablado con el cliente es probable que tengas que elaborar un informe orientado al personal técnico y otro a “decision makers” o directivos/responsables, en cada caso el lenguaje que utilizas y el mensaje que transmites debe ser lo suficientemente claro para el lector objetivo.

3. Las plantillas o herramientas no hacen un buen informe.

Puedes usar plantillas disponibles en Internet o las que a lo mejor se encuentran disponibles en la empresa en la que trabajas, por supuesto que es algo perfectamente valido pero no deja de ser una base que te ayuda a ahorrar tiempo en definir un diseño y “maquetar” secciones. Puedes (y debes) adaptar la plantilla a la auditoría que estás realizando, no es algo estático que debes seguir a rajatabla. Si te hace falta añadir, quitar o mover secciones lo haces y ya está. Que la plantilla que utilices no se convierta en un problema, se ha creado precisamente para que puedas hacer el trabajo más rápido.

En el próximo post incluiré algunas plantillas útiles y otras cuestiones a tener en cuenta sobre el estilo y redacción del informe.

Un saludo y Happy Hack!
Adastra.