Mucho tiempo ha pasado desde que he escrito mi última obra en 0xWord, cerca de 5 años para ser exactos. Desde entonces no he parado de aprender y trabajar, que en mi caso afortunadamente ambas cosas van de la mano y me siento agradecido por ello. En estos últimos años como profesional autónomo he tenido la posibilidad de participar en decenas de proyectos relacionados con la ciberseguridad y aunque me he divertido por el camino, no diré que ha sido fácil y el estrés sumado a la frustración que producen ciertas situaciones ha sido posiblemente lo más complejo de gestionar. Nos pasa a todos. A pesar de las dificultades con esfuerzo y dedicación se consiguen resultados, no hay magia ni atajos, si algo quieres tendrás que ganártelo. No pain, no gain. Esa ha sido una de las premisas que he adaptado a mi forma de vivir: Per aspera, ad astra. Este es precisamente el motivo de mi nick.
Luego llego el 2020, un año muy duro que en mi opinión, ha sido un llamado de atención y posiblemente una oportunidad para reflexionar sobre lo que hacemos o dejamos de hacer como sociedad. En mi caso concreto ha reforzado la idea que siempre he tenido sobre el trabajo duro y la perseverancia. A pesar de lo que hemos vivido en el 2020, no me ha faltado el trabajo y de hecho, he fortalecido relaciones con clientes existentes y he conseguido nuevos pero no todo el mundo tiene la misma “suerte” y la situación de muchas personas es especialmente delicada. Personas a las que no es que les falte sacrificarse y luchar más, no es que sean vagos, que luchan día a día y muchas veces con la desesperación que produce tener el estomago vacío. El problema de estas personas es que carecen de los medios de subsistencia mínimos y un entorno favorable para progresar y salir adelante. Y ojo, no me refiero a esos que se quejan de no tener un salario digno mientras tienen un “ifone” que cuesta 1000 euros o dicen que no llegan a fin de mes pero luego tienen suscripciones premium en 10000 plataformas de entretenimiento. NO, me refiero a personas que realmente están en la miseria y viven una realidad muy diferente.
Han sido muchos los viajes que he realizado a Asia (cuando se podía), concretamente a China y Vietnam, las cosas que he visto allí honestamente no me explico cómo es posible que no toquen la fibra sensible de los turistas y ya de paso, del gobierno de esos países. Para mi es simplemente incomprensible ver cómo unos tienen tanto y otros tan poco. Ver niños y personas mayores que piden para poder comer o que venden souvenirs a los  turistas a cambio unos pocos “dongs” o “renminbis”, que no llegan ni a los 10 céntimos de euro. Y lo mismo pasa en España y América Latina, esto no es algo nuevo lo que pasa es que muchos (y me incluyo) solemos mirar para otro lado porque es una imagen incómoda y nos hace pensar que nuestros problemas no son nada comparados con los de esas personas, o al menos es lo que pasa por mi cabeza en esos momentos.


Dicho esto, en muchas noches/madrugadas que he ido teniendo libres durante los últimos meses del 2020 me he dedicado a desarrollar este nuevo proyecto, el de escribir un libro con algunas de las cosas que he ido aprendiendo después de trastear y pegarme con proyectos de ciberseguridad orientados concretamente al Red Team. Inicialmente pensé en publicarlo en 0xWORD como mis obras anteriores, pero en esta ocasión me he decantado por la autoedición en Amazon por un motivo muy simple: Quiero que todo el dinero obtenido de las ventas se destine a UNICEF y cuando digo TODO es TODO, sea mucho o poco, pero que mi esfuerzo vaya destinado a mejorar la vida de alguien. Eso es lo que busco. El tiempo que he empleado en redactar este documento quiero dedicarlo a una causa con la que me siento completamente identificado, con la esperanza de que sirva para mejorar la vida de un niño o niña en cualquier parte del mundo.
Lo cierto es que no se me ha ocurrido otra forma de aportar o contribuir a la solución de un problema que, al parecer, nunca desaparecerá por completo pero he pensado que no puedo simplemente quejarme de que algo no me gusta y no hacer nada para cambiarlo. Puede que ante estas situaciones mire para otro lado como muchos otros, pero no olvido.
La idea es que el dinero que inviertes comprando este libro, ya sea en formato ebook o tapa blanda, sirva para dos propósitos: El primero, para tu propio aprendizaje y el segundo para ayudar a los más vulnerables, aquellos que han nacido en unas condiciones que no le desearía a nadie.
Este documento lo he escrito yo, estoy poniendo a tu disposición un medio, pero es TU LIBRO con el que aportarás de cierta manera a una organización como UNICEF para que puedan hacer su trabajo. No es un dinero destinado al crecimiento o continuidad de un negocio privado ( y aunque sería algo perfectamente valido, este no es el caso).
Ahora bien, soy consciente de que muchas ONG son criticadas por la forma en la se invierte el dinero que reciben de las donaciones, la mayoría de estas criticas van encaminadas a que se invierte mucho dinero en publicidad y otros gastos, ese dinero luego no llega al objetivo que son las personas que se encuentran en situaciones de extrema necesidad. Los que hemos trabajado en empresas y hemos visto cómo funcionan, sabemos perfectamente bien que se debe invertir dinero en pagar los salarios de trabajadores, cubrir gastos fijos/operativos, cubrir las necesidades e imprevistos de la organización entre muchas otras cosas. Es de sentido común, las organizaciones necesitan estímulos económicos para funcionar, lo mismo ocurre con cualquier organización sin animo de lucro. En todo caso, antes de elegir una ONG concreta me he fijado en el listado disponible en Fundación Lealtad y me he decido por UNICEF. Creo que es una buena decisión pero estoy abierto a escuchar recomendaciones al respecto.

Puedes adquirir la obra en formato EBook aquí y el libro en tapa blanda aquí. Espero que lo disfrutes!

Un Saludo y Happy Donation!
Adastra.